Pro Consumer mueve mecanismos para evitar productos inseguros

9

Anina Del Castillo sostuvo una reunión con el Secretario General de la OEA, Luis Almagro, y otra con diferentes delegaciones de los países de las Américas, así como con organizaciones multilaterales.

WASHINGTON, Estados Unidos.-El director ejecutivo del Instituto Nacional para la Protección de los Derechos del Consumidor (Pro Consumidor), y actualmente presidenta de la Red de Consumo Seguro y Sanitario (RCSS), está de visita en la sede de la Organización de Estados Americanos (OEA), cuando las partes reafirman su compromiso de fortalecer el intercambio de información y experiencia sobre Productos considerados inseguros por el mundo mercados

Anina Del Castillo, al ofrecer detalles de la visita, dijo que este enfoque busca consolidar los sistemas nacionales y regionales destinados a fortalecer la seguridad de los productos y así proteger a los consumidores.

"Mediante la detección rápida y la acción coordinada de todos los miembros que componen la Red, buscamos fortalecer los mecanismos para proteger a los consumidores y usuarios de bienes, evitando la entrada de productos inseguros en nuestros mercados", dijo.

"Dado el posible aumento de productos peligrosos que podrían introducirse en los mercados mundiales, es necesario trabajar para que las autoridades fortalezcan sus sistemas de notificaciones de alerta de productos, para evitar que causen daños o consecuencias fatales para la salud y la seguridad de los consumidores". él dijo.

Dijo que se propone fortalecer el liderazgo de la RCSS, como órgano de apoyo para los países miembros en sus proyectos, para que puedan contar con la asistencia técnica y la colaboración necesarias para el desarrollo sostenible del sector.

Dijo que esto es posible, reforzando las regulaciones relacionadas con la producción y venta de productos seguros, el intercambio de mejores prácticas entre agencias y el fortalecimiento del Sistema de Alerta Rápida de la OEA.

Además, promover la cooperación y la adopción de acciones coordinadas para evitar que los productos riesgosos afecten a los consumidores ubicados en cualquier lugar de las Américas.

"Es vital consolidar los mecanismos para eliminar productos peligrosos del mercado o prohibir su comercialización a fin de mantener de manera efectiva y tangible el aumento de la seguridad de los productos de consumo, para proteger las vidas de nuestra población y las generaciones futuras", agregó.

wj / am