Contacta con nosotros
entrega tu arma ilegal

Nacionales

Biden agradece a Kenia por liderar la misión en Haití; La Casa Blanca dice no se unirán tropas de EEUU

Publicado

en

El presidente Joe Biden agradeció a su homólogo de Kenia en una llamada telefónica el martes por aceptar liderar una misión multinacional para intervenir en Haití, un día después de que el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas votara a favor de respaldar el esfuerzo.

Pero la administración Biden aún no ha detallado qué harían los 200 millones de dólares en asistencia prometida para apoyar la misión, y le dijo a McClatchy y al Miami Herald que podría llevar semanas coordinarse con otras naciones que aportarán los recursos necesarios.

El Herald ha identificado al menos una docena de países del Caribe y América Latina, Asia, África y Europa que se han comprometido a ayudar a la misión enviando personal, proporcionando equipo o financiación.

La Casa Blanca dijo que Biden habló con el presidente de Kenia, William Ruto, “para agradecerle por responder al llamado de Haití de servir como nación líder de la misión de Apoyo Multinacional a la Seguridad” que “traerá alivio al pueblo de Haití, que ha sufrido durante demasiado tiempo”. mucho tiempo a manos de criminales violentos”.

La resolución de la ONU, redactada por Estados Unidos y Ecuador, hizo repetidas menciones a los efectos de la violencia en los niños haitianos, cientos de miles de los cuales no han podido ir a la escuela porque pandillas o personas desplazadas por ellos se han apoderado de las instalaciones.

El martes, la principal agencia de bienestar infantil de la ONU, UNICEF, dijo que la violencia desenfrenada en Puerto Príncipe, la capital de Haití, se está extendiendo e intensificando en el Valle de Artibonite, el granero del país.

Los niños están siendo aterrorizados y sus medios de vida destruidos en medio de un hambre, una desnutrición y una epidemia de cólera que resurge. Más de 100 escuelas han cerrado debido a la violencia y sólo uno de cada cuatro centros de salud en toda la región sigue siendo accesible. Aproximadamente un tercio de la población, casi la mitad de ellos niños, necesita ahora asistencia humanitaria. La violencia, similar a la vivida en Puerto Príncipe, ha desplazado por la fuerza a familias y perturbado la producción de arroz y otras producciones agrícolas, un salvavidas para la economía. Más de 22.000 personas fueron desplazadas hasta junio, frente a menos de 10.000 en abril.

La mayoría ha buscado refugio en otras comunidades, mientras que cientos han buscado refugio en espacios precarios e improvisados ​​con poco acceso a servicios básicos o protección de los grupos armados.

“Ningún ser humano, y ciertamente ningún niño, debería tener que enfrentar jamás una brutalidad, privaciones y anarquía tan espantosas. La situación actual es sencillamente insostenible”, afirmó la Directora Ejecutiva de UNICEF, Catherine Russell.

“El sistema humanitario, incluido UNICEF, está brindando y ampliando la respuesta, pero necesitamos el apoyo de la comunidad internacional para llegar a los niños y familias haitianos que necesitan ayuda desesperadamente en este momento”. La combinación de la escalada de violencia, el acceso restringido a servicios esenciales de salud, agua y saneamiento y el cólera plantean amenazas particularmente letales para los niños desnutridos, afirmó UNICEF.

Se espera que al menos 115.000 niños en Haití sufran desnutrición potencialmente mortal este año, un aumento del 30% respecto al año pasado. En el valle de Artibonite, donde se cultiva arroz, el número de niños que se estima que necesitan tratamientos que les salven la vida se duplicó con creces desde 2020.

Durante casi un año, Estados Unidos y el secretario general de la ONU, António Guterres, lucharon por encontrar un país que liderara una misión de seguridad, después de que el primer ministro de Haití, Ariel Henry, solicitara la ayuda de la comunidad internacional tras la toma de la principal terminal de combustible del país por parte de una pandilla. Kenia finalmente se ofreció como voluntaria después de que fracasaran los esfuerzos de Estados Unidos para lograr que Canadá tomara la iniciativa.

Los críticos han cuestionado por qué Kenia se ofreció a liderar una empresa tan arriesgada en un país con el que no comparte idioma ni cultura. Ruto, quien el mes pasado instó al mundo a ayudar a Haití durante su discurso ante la Asamblea General de la ONU, ha enfrentado mortales protestas antigubernamentales en su país mientras los kenianos protestan contra el aumento de los costos.

Andrew C. Cheatham, experto en Kenia del Instituto de Paz de Estados Unidos, dijo que no le sorprende la decisión de Ruto de tomar la iniciativa para ayudar a Haití a acabar con las pandillas. Aunque la misión a Haití no es técnicamente una misión de la ONU, el país tiene una amplia experiencia en el envío de agentes de policía para promover la paz y la seguridad en lugares como Kosovo, la República Democrática del Congo y Somalia.

“Tienen un historial de esto. Tienen un papel que desempeñar dentro de la ONU, aunque esta no es una misión de la ONU”, dijo Cheatham, asesor principal del USIP que pasó una década trabajando para la ONU.

Kenia ha participado activamente en misiones de mantenimiento de la paz en África, dijo, y “son conocidas como una parte importante del sistema y de la comunidad internacional. “ Debido a los problemas en el Cuerno de África que involucran a Etiopía, Sudán y Somalia, Kenia también se ha convertido en un importante socio diplomático y de seguridad de Estados Unidos en la región, añadió Cheatham.

“Creo que el caos ha hecho que Estados Unidos y Kenia se acerquen más. El acuerdo para apoyar esta misión de Apoyo Multinacional a la Seguridad incluye una cooperación de seguridad más amplia entre Estados Unidos y Kenia”, dijo. “Y, por supuesto, Estados Unidos ha estado buscando desde el asesinato de Jovenel Moïse para tratar de descubrir qué pueden hacer para ayudar en su puerta trasera aquí. El problema de Haití es enorme”.

También señaló que la policía de Kenia que será desplegada en Haití proviene de “una fuerza de seguridad fronteriza de élite” que ha sido entrenada por una unidad del USIP y tiene experiencia en enfrentar el extremismo violento y las fuerzas de al-Shabaab, el ejército islamista sunita. y grupo político que está activo en África Oriental y está involucrado en la guerra civil de Somalia.

“Se considera a los kenianos como algunos de los cascos azules mejor entrenados, mejor equipados y altamente capacitados del mundo dentro de la Misión de la Unión Africana en Somalia”, dijo.

Vanda Felbab-Brown, investigadora principal del Centro de Seguridad, Estrategia y Tecnología del programa de Política Exterior del Instituto Brookings, que ha realizado un estudio minucioso de la participación de Kenia en la vecina Somalia, dijo que la gente se ha sorprendido por la voluntad de Ruto de enviar sus fuerzas en Haití y ella cree que se ha convertido en “un proyecto favorito” del presidente.

Washington, dijo, “aprovechó la idea cuando luchaba por persuadir a otros países como Brasil y Canadá a tomar el liderazgo”. “Es mucho más una idiosincrasia personal que cualquier tipo de gran oferta por algo que es estratégicamente importante”, dijo.

“Fue una sorpresa para los funcionarios de su propio gobierno”. Felbab-Brown dijo que existen preocupaciones en materia de derechos humanos sobre las fuerzas de Kenia, especialmente a la luz de cómo vigilan barrios marginales como Kibera , en la capital de Nairobi, y en la vecina Somalia.

“Kenia no es el peor país, pero tampoco tiene un buen historial. Sus propios esfuerzos policiales en lugares como Kibera a menudo han sido muy inadecuados”, afirmó. “A menudo parecen invasiones muy violentas de los barrios marginales, donde la policía keniana luego lucha por mantener cualquier presencia de seguridad, o la presencia de seguridad fue mínima. Y su historial en su misión en Somalia es aún más problemático”. Felbab-Brown dijo que Estados Unidos está “entrando en un mundo de enormes desafíos que pueden conducir fácilmente a todo tipo de acontecimientos problemáticos”.

Las fuerzas lideradas por Kenia, dijo, una vez desplegadas en Haití podrían verse involucradas en enfrentamientos violentos. líderes de pandillas, o si se aventuran en áreas como Cité Soleil, el barrio pobre más grande de la capital donde los enfrentamientos entre pandillas han dejado cientos de muertos en los últimos dos años. “O por el contrario, la fuerza hace muy poco. Esto también es muy malo y desacreditaría a las fuerzas”, añadió. Ella cree que a pesar de los desafíos, Estados Unidos aceptó el riesgo “en parte porque nadie más estaba dando un paso al frente”.

El miércoles, Stéphane Dujarric, portavoz del secretario general de la ONU, dijo que hay pocos países en el mundo que no hayan tenido en un momento u otro problemas con la violencia policial. “Lo vemos al norte, al sur, al este y al oeste. Lo que es importante, y está establecido en la resolución que todos los policías y otros que estén desplegados respeten las políticas de derechos humanos”, dijo.

“El secretario general no eligió Kenia. El secretario general y el gobierno haitiano hicieron un llamamiento y Kenia dio un paso al frente”. La embajadora de Estados Unidos ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, refiriéndose a las críticas sobre las fuerzas de seguridad de Kenia, dijo que Estados Unidos responsabilizaría a los kenianos si algo saliera mal en la misión de Haití. “Eso es lo que pide la resolución… Hemos agregado este fuerte lenguaje de rendición de cuentas, el fuerte lenguaje de investigación de antecedentes, el fuerte lenguaje sobre transparencia y derechos humanos”, dijo después de la votación.

“Y puedo asegurarles que Estados Unidos abordará estos temas de manera muy, muy agresiva, y trabajaremos con los estados miembros para responsabilizar a todo el personal involucrado en este tipo de acciones”.

La administración ha dicho que el Departamento de Estado y el Departamento de Defensa han prometido cada uno 100 millones de dólares en apoyo a la misión. Pero los detalles de adónde iría a parar ese dinero no quedaron claros de inmediato. Un alto funcionario de la Casa Blanca dijo que actualmente no hay planes para que esa financiación incluya el despliegue de personal estadounidense en Haití.

“El ejército estadounidense brindará cierto apoyo”, dijo a los periodistas John Kirby, coordinador de comunicaciones estratégicas del Consejo de Seguridad Nacional, en una sesión informativa en la Casa Blanca el martes. “Sospecho que será principalmente en el ámbito de la logística y el mantenimiento, tal vez algo de transporte y ese tipo de cosas. Y no hay planes en este momento para poner tropas estadounidenses dentro de la misión de apoyo”.

FUENTE: MIAMI HERALD

Clic para comentar

Dejar Un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ministerio de Interior y Policia

entrega tu arma ilegal

Ministerio de Industria, Comercio y Mypimes (MICM)

Tendencias